Colonoscopía

¿Qué es la colonoscopía?

Este procedimiento le permite al médico examinar todo el intestino grueso del paciente, insertando por el ano un tubo flexible de un grosor muy pequeño, haciéndolo avanzar hasta la unión con el intestino delgado. Su duración dependerá si se trata de un procedimiento de diagnóstico o si se le agrega alguna terapéutica.

¿Cómo se debe preparar?

Para una correcta visualización del intestino grueso o colon se requiere de una adecuada limpieza colónica, con la preparación que le indique su médico. Es muy importante que informe a su médico sobre los medicamentos que está tomando, particularmente aspirina, anticoagulantes, hierro, insulina, y si padece de alergia, enfermedades cardiovasculares o pulmonares. Si el estudio se realizara con sedación deberá concurrir acompañado, no manejar, no operar maquinarias ni realizar tareas que requieran precisión.

¿Para qué se utiliza?

Durante el procedimiento, se pueden obtener muestras de biopsias, practicar polipectomías (extirpación de pólipos) u otros procedimientos terapeúticos. Si la colonoscopía se realiza para identificar sitios de sangrado, el médico puede controlar el mismo inyectando sustancias medicamentosas que producen el cese del sangrado, o por coagulación (tratamiento térmico).

¿Existen complicaciones?

Las posibles complicaciones de acuerdo a la experiencia y a la bibliografía especializada son: la perforación de la pared intestinal, que requiere cirugía, y el sangrado intestinal luego de una polipectomía. Estas complicaciones son raras (menos de 1 en 1000), pero requieren tratamiento urgente. Usted debe informar a su médico si presenta dolor abdominal severo, o sangrado persistente.

Es conveniente que consulte con su médico después del estudio, sobre cualquier duda relacionada con la información aquí brindada o prestada por él en forma verbal.


Dr. Jorge Rubén Gauna